Archivo de la etiqueta: Herramientas

Bourdieu & Chartier – El sociologo y el historiador

agonep

El sociólogo y el historiador
Pierre Bourdieu & Roger Chartier
Prólogo de Roger Chartier
Trad. de Paloma Ovejero Walfisch
Abada Editores
ISBN: 978-84-15289-22-7
98 págs.
Madrid, 2011

Así como me interesó mucho leer el año pasado Reflexiones sobre la postmodernidad. Una conversación, de David Sánchez Usanos y Fredric Jameson, en la editorial Abada, este año aun más me ha interesado, El sociólogo y el historiador, en la misma editorial y también una conversación entre Roger Chartier y Pierre Bourdieu. El formato de conversación dirigida acerca estos libros a un público más amplio y hace de ellos medios inmejorables para poder leer con más provecho las obras más específicas de los maestros. Señalar, en este sentido, para presentarlos, que en el primer caso, Fredric Jameson es una de los principales filósofos norteamericanos, que ha estudiado en profundidad el fenómeno de la Postmodernidad, y que en el segundo caso, el sociólogo y entrevistado es Pierre Bourdieu. Hoy día, es cierto que Roger Chartier ha desarrollado una bibliografía más que estimable en el campo de la Historia, pero estas entrevistas tuvieron lugar en 1988, cuando aún no era demasiado conocido fuera de determinados círculos en la Historia en Francia y dirigía un programa de radio sobre Historia, en la emisora France Cultura que se llamaba À voix nue. Si tuviéramos que buscar un referente cercano o semejante en España, tendríamos que acercarnos hasta aquellas mismas fechas y pensar en algunos programas de Radio 3.

De todas formas, aunque conozcamos a Chartier, hay que pensar que Bourdieu es uno de los grandes referentes del Pensamiento en la Europa, yo diría que del mundo, en la segunda mitad del siglo XX. Lamentablemente fallecido en 2002, había desarrollado una obra que podríamos dividir, por poner un eje aleatorio, uno de esos ejes que él también se veía obligado a usar con disgusto en sus investigaciones constantemente, el año de estas conversaciones. Y quizá lo que marque este año sea que ya estaba desarrollando investigaciones sobre Arte y Literatura, mientras antes trataba de temas mucho más específicos de la Sociología. Algunos me preguntarán: ¿pero hay temas que sean específicos de esa disciplina científica? Lo cierto es que atendiendo al amplísimo espectro de temas que trata en su obra Bourdieu, no sabría qué decir. Pero si anteriormente su trabajo se centraba en poblaciones concretas o en hábitos alimenticios, o en espectros de población (obispos, profesores), en 1988 ya está trabajando sobre autores como Manet, Flaubert o Moliere, lo que va a propiciar preguntas tan interesantes y comprometedoras de Chartier como: “¿buscas así una manera de legitimar todo tu trabajo orientándolo hacia los objetos más prestigiosos?”

Seguramente, esta pregunta molestaría, o al menos incomodaría, a muchos otros, sin embargo entre Chartier y Bourdieu no es así. Y no lo es porque establecen un debate científico, en el que, sí, son apasionados, pero ante todo saben que están ofreciendo al oyente, o al lector –en nuestro caso-, una serie de claves sobre la Sociología y sus relaciones con otras disciplinas científicas, como la Historia. Y para ello es necesario que se trate de un diálogo enriquecedor y verdadero, que abra en cada pregunta alguna incógnita interesante y, en cada respuesta, alguna luz que nos aclare algo más en qué mundo vivimos.

El libro se divide en cinco partes, introducidas con un prólogo que escribe el propio Chartier en 2009. Cada una de esas cinco partes se corresponde con uno de los cinco programas de radio, en los que este era presentador y Bourdieu el invitado. Los programas se realizaron en 1988, con motivo de la publicación en Francia, unos meses antes, de Cosas dichas, una serie, precisamente, de intervenciones también orales. El prólogo sitúa el momento en el que se emite el programa, con la bibliografía reciente, y la que aún está por publicarse.

Sociología y vida

Para Pierre Bourdieu, la vida era su trabajo. Sociología y vida iban de la mano y no siempre con gusto ni placer. Para él ese binomio significaba sufrimiento y pasión. Probablemente le hubiese gustado dedicarse a otra ciencia, porque entendía que la Sociología le llevaba a discusiones permanentes, incluso con sus amigos, incluso con las personas que más apreciaba. Al propio Chartier le decía que la Historia trabaja con materiales mucho más agradecidos, porque son del pasado, entonces es muy complicado herir susceptibilidades. (O no debería, claro, porque sabemos que sí ocurre). Mientras tanto, el sociólogo trabaja con el presente y sus investigaciones son resultado del estudio de la forma de vida de personas que, no sólo están vivas, sino que dependen de esos elementos que son objeto de estudio. Uno se queda con la impresión de que vivimos en el Tiempo de la Mentira. No, no sólo es así ahora. Siempre ha sido así, pero mucho más ahora que antes. Y dentro de ese culto a la mentira hay objetos, o como los llama Bourdieu: campos, que son mucho más propicios a mentir. El mundo del arte y el oficio de intelectual, serían dos buenos ejemplos. Se me ocurre un ejemplo aun más obvio: el crítico.

Imagínense ustedes a alguien que realmente pretendiera desmontar “científicamente” el chiringuito que tienen montado la mayoría de los críticos, y ahí da igual que se trate de lo que se ha llamado “crítica oficial” o la menos oficial, porque casi todos aspiran a ese título. Sería dilapidado sin piedad y, si puede ser, de modo ejemplar para que nadie más cayera en esa tentación. Bien, pues algo así vivía Bourdieu en estos tiempos, y no dejó de vivir así. Es interesante, además, todo lo que dicen al respecto ambos conversadores. Son conscientes de lo falsos que pueden llegar a ser los intelectuales, de cómo van a tratar de transformar el mundo para conseguir demostrar los objetivos que tengan. Y, sin embargo, saben que sólo estos intelectuales van a ser los verdaderos receptores de su trabajo. Es lo que llaman: “la esquizofrenia del sociólogo”. Por otra parte, Bourdieu asume un componente interesante en su personalidad, desde siempre: es polémico, siempre lo ha sido. La polémica es interesante, porque creo que es la manera de avanzar, pero no siempre es fácil de asumir. Por ejemplo, a Bourdieu en 1988 ya le habían llamado lindezas como “terrorista” o “indeseable”. Las ideologías dominantes montan una serie de tabúes y de ellos viven. ¿Cuántas bocas no se callaron en su momento por el miedo a la acusación, por ejemplo, de brujería? Hoy, en los inicios del siglo XXI, la brujería sería una acusación bastante estúpida, pero hay otras (todos sabemos cuáles) que producen el mismo efecto. De todo esto nace en su obra el concepto de la “violencia simbólica”, el sustento de muchas de las injusticias que hoy día tenemos que soportar.

La obra de Bourdieu está ahí, prácticamente editada toda en castellano. Creo que deberíamos conocerla y este librito, El sociólogo y el historiador, es una buena aproximación para quienes aún no lo tengan del todo claro.

http://minombre.es/rafasuarez/archives/1735

LIBRO

Contemporánea. La historia desde 1776 Miguel Artola & Manuel Pérez Ledesma

11115809_10152862526801771_3352428756828652634_o

Contemporánea. La historia desde 1776
Miguel Artola & Manuel Pérez Ledesma
584 p.
Alianza Editorial, 2005

LINK [63 MB]

Contemporánea es la historia de lo que está vigente en nuestros días. El constitucionalismo representa el fenómeno más generalizado del mundo actual. Por tanto, el punto de partida de este manual se sitúa en 1776, cuando se promulgaron las primeras Constituciones modernas en algunas colonias británicas de América. A partir de esa fecha, se analizan los principales cambios que tuvieron lugar en el siglo xix —entre ellos, las revoluciones liberales, la industrialización y el desarrollo del capitalismo, el nacionalismo, los cambios sociales y la aparición del movimiento obrero, la secularización y el auge de las concepciones científicas, o la expansión colonial de las potencias europeas—, así como los grandes acontecimientos del siglo xx, desde la Guerra Mundial y la revolución rusa hasta la caída del comunismo y el predominio de los Estados Unidos. Plenamente actualizada, la obra examina en sus últimos capítulos los procesos en curso en el mundo globalizado del siglo xxi. Completan el libro un buen número de documentos (tablas, tratados, textos jurídicos y doctrinales), así como una serie abundante de mapas y figuras que ayudan a visualizar los hechos del pasado. [Texto tomado de la contratapa]

Novedades en Americalee: IMAGO MUNDI

 

imago-mundi_marco-700x1024

Una gran noticia que nos acompaña en este sábado lluvioso tucumano…

Del facebook del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas en Argentina

Novedades de marzo en
AMERICALEE. El Portal de Revistas Latinoamericanas del CeDInCI.

En esta oportunidad le contamos que ya se encuentra disponible la revista IMAGO MUNDI!!!

Dirigida por José Luis Romero entre 1953 y 1956, se trata de una publicación fundamental de la cultura argentina.

La acompañan también un índice y el conocido artículo de Oscar Terán aparecido en 1988 en Punto de Vista.

Queremos agradecer al sitio <jlromero.com.ar>, que generosamente nos ha cedido las imágenes.

Pasen y vean!

http://americalee.cedinci.org/portfolio-items/imago-mundi/

  • TÍTULO: IMAGO MUNDI. Revista de Historia de la Cultura.
  • FECHAS LÍMITE: nº 1 (septiembre 1953) – nº 11/12 (marzo/junio 1956).
  • LUGAR DE EDICIÓN: Buenos Aires.
  • DIRECTOR:  José Luis Romero.
  • CONSEJO DE REDACCIÓN: Luis Aznar, José Babini, Ernesto Epstein, Vicente Fatone, Roberto Giusti, Alfredo Orgaz, Francisco Romero, Jorge Romero Brest, José Rovira Armengol y Alberto Salas.
  • COLABORADORES: Rodolfo Mondolfo, José Juan Bruera, Víctor Massuh, Tulio Halperín Donghi, Juan Carlos Torchia Estrada, Nicolás Babini, Luis R. Vitale, Javier Malagón, León Dujovne, Juan Mantovani, Pedro Mártir y Oviedo, Claudio Sánchez Albornoz, Adolfo Prieto, Julio César González, José A. Gallo, Ramón Alcalde, Emma S. Speratti Piñero, Gregorio Weinberg, Mireya Reilly de Fayard, Carlos A. Fayard, José Ferrater Mora, Salvador Canals Frau, Ángela Romera (seud. de JLR), J. Kogan Albert, Laurette Séjourné, Arthur Whitacker, Adolfo Salazar, Abraham Rosenvasser, Paul Rivet, Juan J. Fitzpatrick, Magnus Morner, Aída A. Barbagelata, María del Carmen Belaunde, Risieri Frondizi, Marcel Bataillon, Juan Marichal, Luis Tobío, Jaime Culleré, Lorenzo R. Parodi, David Viñas, Regina Gibaja, Luis E. Noussan Lettry, Jorge J. Garat, Crane Brinton, Hugo Rodríguez Alcalá, Norberto Rodríguez Bustamante, Elena M. Chiozza, Ana María Barrenechea, María Luisa Biolcati Belou, Jorge Graciarena, Santiago Montserrat, Alfredo E. Roland, Rosa R. de Genijovich, Boleslao Lewin, Hernán Rodríguez, Mario Bunge, Celia Trigueros, Guillermo de Torre, E. F. Rubens, Blanca Stabile, José E. Vargas, Raimundo Lida,  E. Benito Ruano, Lydia A. de Newark, Esther Ermitte, Clara L. Vilaseca, Emilio P. Ravelo, Walter Goetz, Eduard Spanger, Jean Whal, Francisco Ayala, Sebastián Soler, Gino Germani, Renato Treves, Gustavo Beyhaut, P. O. Dudgeon, León Rozitchner, Marcos Victoria.
  • TEMAS: Historia cultural – Historia de las ideas – Cultura europea – Cultura argentina – Filosofía – Historia argentina – Liberalismo – Socialismo – Colegio Libre de Estudios Superiores – Bibliografías.
  • NOTAS: La digitalización fue cedida por Archivo Digital José Luis Romero.

 

Perry Anderson – Los orígenes de la posmodernidad

17621734_440109223007559_8007769493445418683_o

¿Qué ideas tenemos acerca de las raíces de lo posmoderno? ¿Quién la concibió primero, quién o quiénes la desarrollaron? ¿Cómo han cambiado sus significados? ¿A qué propósitos obedece? Tales son las preguntas abordadas en Los orígenes de la posmodernidad. Las respuestas nos llevan desde Lima a Angkor, de París y Múnich, de China a las estrellas. En el centro de la historia, la figura imponente de Fredric Jameson, el teórico supremo de la posmodernidad. ¿Qué sucede con el arte, el tiempo o la política en la era del espectáculo? ¿Qué ha terminado, y qué comenzado?

Mordaz y panorámica, Los orígenes de la posmodernidad traza la génesis, consolidación y resultados de la idea «posmoderna». Un apasionante recorrido intelectual que arranca en el ámbito hispánico de los años treinta, continúa con los cambios de significado y de uso del concepto en la década de 1970, cuando Jean-François Lyotard y Jürgen Habermas reacuñan y popularizan la idea de posmodernismo. Capítulo especial merece el análisis de Fredric Jameson, cuyo trabajo representa hoy la más destacada teoría general de la posmodernidad.

APORTE DE CARLOS GONZALEZ

Azorín – ¿Que es la historia?

Hubo una época en que José Martínez Ruiz, Azorín, el célebre escritor de la Generación española del ’98, fue un autor de cabecera para muchos escritores. Leído con asiduidad, reverenciado por los estilistas, admirado por los cultores de la sencillez, Azorín gozó en vida de tal fama y aprecio que hasta el mismísimo dictador Francisco Franco se declaró un devoto lector suyo (nada mal tratándose del hombrecito cuyo enorme ego levantó, con la sangre y sudor de miles de presos políticos, la pirámide donde se hizo enterrar). Y entre nosotros, Mario Vargas Llosa, que lo tiene en mucha estima, lo escogió como tema de su discurso cuando tomó posesión de su asiento en la Real Academia Española en 1996. Sin embargo, hoy en día Azorín es casi un desconocido para una generación de lectores a quienes los clásicos les parecen aburridos. Y no hay autor más clásico y más castizo que el autor de las «Confesiones de un pequeño filósofo»

Meses atrás, el 26 de octubre pasado, se conmemoró los 90 años del ingreso de Azorín a la Real Academia Española, ocasión en la que pronunció su famoso discurso, Una hora de España, que es, sino el más bello, uno de los mejores que se haya escuchado en los salones de la tricentenaria Academia. Este discurso, que por su extensión ha sido el más largo que se haya leído en la historia de esa institución, condensa no solo lo mejor del pensamiento y la estética de Azorín, sino también una visión de la historia de España en que el campo, lo rural y la gente sencilla y humilde de las ciudades de España adquieren una dimensión cósmica. Por primera vez entraban estos, de la mano de este cultor de lo sencillo (como ‘primores de lo vulgar’, definía Ortega y Gasset los libros y temas de Azorín), a los ambientes de la docta Academia. Para conmemorar tan significativa fecha, la RAE inicio una colección, “Biblioteca Nueva”, que incluye una selección de doce discursos de ingreso, y sus respectivas respuestas, tanto del siglo XIX como del XX, que constituyen, en sí mismos, una historia de esa institución. En ese sentido, existe un consenso en afirmar que el discurso de Azorín no solo es el mejor de todos ellos sino también el más representativo de su obra y estilo. Un acierto mayúsculo de la Academia el recuperarlo para las generaciones que no lo han leído.

Todas estas disquisiciones vienen a cuento ahora que he podido revisar la edición que Francisco Fuster ha hecho de los textos que sobre la historia y el oficio de historiador escribió el escritor alicantino a lo largo de su carrera, y que son auténticas joyas periodísticas (precedidas, por cierto, de un excepcional estudio del propio Fuster). Exponentes de ese arte periodístico ya perdido que consistía en escribir primorosamente sencillo sobre aquellos temas, autores o libros aparentemente difíciles y sin la pretenciosa manía de querer aparecer inteligente o culto. Azorín tenía la virtud de escribir de un modo que le bastaba apenas una imagen o una frase para transmitir el espíritu, la esencia misma de un lugar, un objeto o el carácter de una persona y que a otros para lograrlo necesitan de un sesudo artículo, cuando no de un tratado de varias cientos de páginas.

De entre los artículos que Fuster recoge en «¿Qué es la Historia? Reflexiones sobre el oficio de historiador» (Madrid: Fórcola Ediciones, 2012), hay uno del que guardo especial recuerdo. Me refiero a “La historia incidental”, publicado por primera vez en ABC el 10 de junio de 1952 (con el que se cierra esta magnífica edición), y que aquí el suplemento El Dominical del diario El Comercio publicó el 27 de setiembre de 1953. Su comienzo no puede ser más directo y cautivador del asunto que trata: “La historia la escriben los historiadores; la escriben también los poetas”, para luego empezar unas observaciones literarias sobre la poesía de Jorge Manrique y la ‘pequeña historia’ que encierran cada una de sus coplas, y la de algunos contemporáneos suyos.

De todos los autores que conocí y leí en mi adolescencia, Azorín es el único al que releo con la misma emoción y deslumbramiento de esos años juveniles. Una época remota y feliz de la que dan testimonio los numerosos apuntes y notas que hice en las clásicas ediciones de bolsillo de la Editorial Losada de Buenos Aires que aún hoy ocupan su lugar en mis estantes.

Un acierto mayúsculo que Fuster y Fórcola Ediciones pongan ahora estos textos al alcance de las nuevas generaciones, entre ellos los jóvenes historiadores. Tal vez así el maestro de Monóvar gane los lectores que en estos tiempos merece.

RESEÑA DE EL REPORTERO DE LA HISTORIA

DE FACEBOOK

Actas I Congreso Internacional de Investigadores sobre anarquismo (Bs As, 2016)

Ya se encuentran disponibles las actas del I Congreso Internacional de Investigadorxes sobre anarquismo, realizado en conjunto por el Centro de Documentación e Investigación  de la cultura de izquierda (CeDInCI), el Instituto de Altos Estudios Sociales (IDAES) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Desde el siguiente link podrán acceder a las mismas, sin lugar a dudas, una apuesta excelente: http://congresoanarquismo.cedinci.org/wp-content/uploads/2017/03/Actas-Final-con-indice_final.pdf1-congreso-internacional-de-investigadorxs-sobre-anarquismo_02_ok-01

Claudio Panella, Marcelo Fonticelli. La prensa de izquierda y el peronismo (1943-1949): Socialistas y comunistas frente a Perón, Universidad Nacional de La Plata, 2007

Claudio Panella, Marcelo Fonticelli. La prensa de izquierda y el peronismo (1943-1949): Socialistas y comunistas frente a Perón, Universidad Nacional de La Plata, 2007
https://drive.google.com/…/0B_HHfUHcK4FyMG16dDA1eFpqL…/view…
http://libros.unlp.edu.ar/index.php/unlp/catalog/book/167
El objetivo del presente trabajo es brindar una aproximación al posicionamiento de las dos principales fuerzas de izquierda de la Argentina de la década del ’40 del siglo XX, el Partido Socialista y el Partido Comunista, frente a Juan Perón y al movimiento político por él creado, a través de sus publicaciones orgánicas. Concretamente, se analizará el comportamiento de los periódicos La Vanguardia –socialista–, El Patriota, Orientación y La Hora –comunistas–, ante el peronismo naciente primero, y luego cuando este ejerció el gobierno.

17308880_658243491030094_8971588575404144302_n

RT News recrea de una forma peculiar los acontecimientos de la Revolución Rusa

og-logo-rt

58ca4a69c4618855578b45e4

Hace un par de días me di con una noticia particular en la agencia rusa de noticias RT, el zar Nicolás II abdica al trono, escrito en tiempo presente. Aquí el link: https://www.rt.com/news/380893-russian-tsar-nicholas-abdicates/

La agencia armó toda una campaña de fondo por los 100 años de la revolución rusa, creando varias cuentas en twitter, encontramos la del zar, Lenin, la emperatriz, la Duma, entre varios actores y espacios políticos de la época. Inclusive nos pasan las noticias por el Russian Telegraph Sin lugar a dudas algo interesante, ya que usan material de archivo, pudiendo ver la carta de abdicación del zar, fotos de Lenin entre otras cosas.

Realmente imperdible. Aquí la página oficial del proyecto https://1917.rt.com/

Febvre – Sitio dedicado a Lucien Febvre

Compartimos la siguiente información de Historia Global Online

La École des hautes études en sciences sociales (EHESS) ha diseñado una plataforma web desde la cual se puede acceder a información sobre Lucien Febvre, 1878-1956.

Hay una línea de tiempo personal y profesional así como una bibliografía, además de noticias en torno a su archivo personal que facilitarán la investigación de los interesados en uno de los fundadores de Annales.

(en francés)

http://lucien-febvre.ehess.fr/

Susan-Mary Grant – Historia de los Estados Unidos de América (2014)

9788446039341
Historia de los Estados Unidos de América
SUSAN-MARY GRANT

Pocos países han construido una identidad nacional tan fuerte a partir de fuentes tan heterogéneas como Estados Unidos. Sin apenas contar con una historia común (los primeros asentamientos en el continente norteamericano tuvieron lugar en los siglos XVI y XVII), el país más poderoso del mundo ha logrado elaborar una simbología y unos rasgos culturales que han dado cohesión a una sociedad cuya característica más distinguida ha sido (y sigue siendo) la diversidad de sus raíces. Hoy, cuando casi todos podemos identificar los atributos más destacados de la sociedad americana en gran medida debido a las películas y series que inundan nuestras pantallas, pocos conocen cómo se forjó este nuevo “imperio” y las distintas fases que hubo de superar para alcanzar la posición que ocupa.

En la introducción a su obra Historia de los Estados Unidos de América*, la profesora Susan-Mary Grant hace la siguiente reflexión: “La historia del país se encuentra grabada ya en todo el mundo. No está sólo en el paisaje político de la Costa Este, en el escenario social racialmente configurado del Sur, en las reservas de las Dakotas o en las tierras fronterizas de Texas, Arizona y Nuevo México. Tiene un alcance mucho mayor. Es una historia frecuentemente retorcida por la industria del entretenimiento que es Hollywood, presente en la industria turística levantada alrededor de la roca de Plymouth y, sobre todo, conmemorada primero en el paisaje nacional, en Valley Forge, Stone’s River y Gettysburg; y después en el global en Aisne-Marne y el bosque de Belleau, cerca de la playa de Omaha (Normandía) y en Son My. ¿Por qué deberíamos ir en busca de los Estados Unidos? Ciertamente está en todas partes”. Añade a continuación “Y al mismo tiempo, con todo y con eso, no están en ninguna. Los Estados Unidos se desvanecen. Si los miramos fijamente, puede que de manera furiosa, durante bastante tiempo, tal vez desparezcan ante nuestros ojos“.
Siempre es difícil, cuando se trata de historias globales, trazar una imagen general del objeto de estudio y no dispersarse en los pequeños detalles. Son tantos los acontecimientos que despiertan interés que, al final, el relato acaba por convertirse en una suma de hechos sin demasiada cohesión interna. Esto no le sucede a la obra de Susan-Mary Grant, quien en todo momento sabe qué busca con su trabajo: explicar, desde un punto de vista social, la construcción de una vasta nación cuyo principal elemento constitutivo fue la inmigración. Así lo explica la contraportada del libro: “En este estudio aparecen intercaladas las múltiples voces de la historia de la nación: esclavos y esclavistas, revolucionarios y reformadores, soldados y hombres de Estado, inmigrantes y refugiados. Son dichas voces, junto con las del país multicultural que es hoy, las que definen los Estados Unidos de América en el amanecer de un nuevo siglo“.

La historia del país americano ha sido una constante disputa entre distintos modos de afrontar y comprender el sentido de la vida y la naturaleza humana, una dicotomía que perdura hasta la actualidad. Las primeras colonias se enfrentaron a la disyuntiva de qué hacer con las tribus indias, mientras resolvían al mismo tiempo sus propios problemas internos, la mayoría de ellos de índole religiosa. A medida que crecía la población y las colonias se organizaban políticamente, nació un sentimiento de unidad contrapuesto al arraigo y fervor de algunos realistas por la metrópolis inglesa. La Guerra de Independencia marcó el punto de inicio del nuevo Estado, pero creó nuevas disputas: la esclavitud y la configuración constitucional. Ambas fueron el detonante de la Guerra de Secesión que dividió al país entre el Norte y el Sur.

La victoria de la Unión no supuso la inmediata erradicación de los problemas raciales que continuaron hasta bien entrado el siglo XX. Las primeras décadas del nuevo siglo trajeron prosperidad y progreso, pero la Gran Depresión hundió en cierto modo el sueño americano, que sólo sobrevivió gracias a la Segunda Guerra Mundial. Las desigualdades continuaron e incluso se ahondaron entre ricos y pobres, entre blancos y el resto de razas y entre los denominados patriotas y antipatriotas.

Susan-Mary Grant relata en los primeros capítulos de su libro la llegada de los colonos a las costas americanas y su relación con las tribus indias que allí habitaban, así como las controversias religiosas y los problemas con la metrópoli. Ya sea por motivos económicos o religiosos, las primeras comunidades se instalaron con un propósito determinado: “Si los primeros colonos en la bahía de Chesapeake se habían visto atraídos a América en gran parte por las riquezas naturales que la tierra parecía ofrecer, para los puritanos, la otra cara de esa moneda –la idea de América no como un Edén sino como una tierra virgen- era casi igual de atrayente. La combinación de nativos sin civilizar y tierras sin cultivar resultaba tan irresistible como intimidante“. Los primeros años, sin embargo, no fueron fáciles y la esperanza de vida muy baja, de modo que los enclaves sólo sobrevivían (cuando lo hacían) gracias a la llegada de nuevos colonos. Hasta el siglo XVIII no se estabilizó la vida en las colonias, que empezaron a dotarse de un sistema político propio.
Continúa su relato Susan-Mary Grant con la Guerra de Independencia, dedicando menos atención al desarrollo pormenorizado de la contienda que a la aparición, quizás de un modo inconsciente, de un sentimiento identitario en las distintas colonias. En palabras de Susan-Mary Grant: “La historia nos dice que la ‘Revolución estadounidense’, o Guerra de Independencia, terminó en realidad con la separación de las colonias británicas de la ‘madre patria’ en 1783. Al no estar dotados de la capacidad para ver el futuro, difícilmente podían los colonos de principios del siglo XVIII haber estado preparándose para declarar la independencia en 1776, ni equipándose para la guerra necesaria para obtenerla. Mas en ciertos aspectos eso era precisamente lo que estaban haciendo, pues la vida colonial norteamericana presentaba dos rasgos predominantes: el cambio y la guerra“. La causa la hallamos en la inestabilidad generada por la continua afluencia de inmigrantes que convertía a las colonias en “sociedades en transición“.

La Declaración de Independencia supuso, para la profesora de la Universidad de Newcastle, la proclamación de “una visión, una que comprometería a su progenie inmediata y a sus múltiples generaciones que vendrían detrás a hacer realidad un ideal en el que estos colonos tal vez creyeran pero bajo cuyos términos indudablemente nunca vivieron. En su origen, la nación estadounidense encerraba la paradoja de que unos esclavistas predicaran la libertad“. Los capítulos que analizan el siglo XIX hasta la Guerra de Secesión se ocupan especialmente de la esclavitud y de las distintas interpretaciones constitucionales que adoptaron los Estados, del denominado Destino Manifiesto y de los modelos económicos que el Sur y el Norte implantaron.

La victoria del Norte transformó el país pero no acabó de raíz con algunos problemas latentes de la sociedad estadounidense y, además, creó otros nuevos: “Mientras la nación se recuperaba de ese conflicto, el desarrollo industrial y urbano, alimentado en ambos casos por la llegada de inmigrantes a partir de 1870, cambió la fisonomía de la nación económicamente al tiempo que estos últimos la cambiaban físicamente, lo cual provocó una vuelta de los ataques contra los nacidos en el extranjero“. Susan-Mary Grant examina las consecuencias de la Guerra de Secesión y el “Período Progresista” (1890-1920) que llevó a Estados Unidos a una nueva Edad Dorada y a la modernización e industrialización de toda la sociedad. En este período se produce un nuevo fenómeno hasta entonces desconocido para la sociedad norteamericana: la intervención en los asuntos internacionales.

VENTA DE ESCLAVOSLa guerra contra España y el control del canal de Panamá provocaron que Estados Unidos abandonase su tradicional política aislacionista, al principio con ciertas reticencias. Las dos Guerras Mundiales (especialmente la Segunda) tuvieron consecuencias que todavía hoy se dejan sentir: la militarización de la sociedad americana y la primacía económica que, a la postre, le convertirá en la única super-potencia. Susan-Mary Grant analiza estos dos fenómenos y continúa su análisis de las diferencias sociales que perviven durante todo el siglo XX.

El libro de Susan-Mary Grant constituye un encomiable esfuerzo por mostrarnos la construcción de la identidad y de la nación estadounidense desde la llegada de los primeros colonos hasta nuestros días. Para lograr este fin, relega a un segundo plano los hechos (apenas son analizados los conflictos armados o las disputas políticas) y centra toda su atención en los problemas sociales que ha tenido que afrontar Estados Unidos a lo largo de su historia, de los que acentúa la discriminación racial, cuestión omnipresente en todos los capítulos de la obra. Destaca en los diferentes capítulos del libro la noción de conflicto como clave de la historia norteamericana: “El proceso de conversión en estadounidense era, como en cierto sentido siempre ha sido, uno impulsado por y definido a través del conflicto; conflicto entre las colonias y Gran Bretaña, entre los colonos y los pueblos aborígenes, y entre los propios colonos“.

Susan-Mary Grant, profesora de la Historia norteamericana en la Universidad de Newcastle, es autora de North over South: Northern Nationalism and American Identity in the Antebellum Era (2000) y The War for a Nation: The American Civil War (2006).

*Publicado por la editorial Akal, marzo 2014.

ENCONTRADO EN FACEBOOK

La Library of Congress pone a disposición del público su base de datos de mapas históricos digitalizados

ab0071_enlarge

La Biblioteca del Congreso ha firmado un convenio con  con la Digital Public Library of America (DPLA), para poner a disposición de todos un portal que sirve de motor de búsqueda a las colecciones de bibliotecas, museos y archivos de todo el país.

Ver

https://www.loc.gov/maps/

El acuerdo convierte a Library of Congress (LoC) en socio de DPLA, una organización sin fines de lucro financiada por fundaciones y agencias gubernamentales que trabaja para la apertura de recursos digitalizados, creando una red abierta y distribuida de registros de contenido digital. Desde su lanzamiento en abril de 2013, esta biblioteca digital ofrece acceso a más de 14 millones de artículos de más de 2.000 instituciones.

Con este acuerdo  Library of Congress compartirá tres lotes de mapas y registros de gráficos: uno de la “Revolutionary War”, otro de la Guerra Civil y un tercero de una colección de “mapas panorámicos” que representan ciudades y pueblos de Estados Unidos y Canadá durante el final del siglo XIX y principios del XX. Con un total de 5.000 piezas, que se irán incrementando progresivamente. Asimismo, la biblioteca espera agregar otras colecciones digitales, incluyendo fotos y partituras.

Esta no es la primera participación de contenidos de Biblioteca del Congreso en la base de datos DPLA, ya que parte de su colección de libros ha sido digitalizada a través de su participación en la Biblioteca Digital HathiTrust y en la Biblioteca del Patrimonio de la Biodiversidad (Biodiversity Heritage Library), ambos centros de incluidos DPLA.

FUENTE DEL TEXTO: https://universoabierto.org/2017/03/08/la-library-of-congress-pone-a-disposicion-del-publico-su-base-de-datos-de-mapas-historicos-digitalizados/