Christina Larner. “Enemies of God: The Witch-Hunt in Scotland”, Johns Hopkins University Press, Baltimore, 1981

No hay texto alternativo automático disponible.

Éste es, sin duda, uno de los libros con mayor influencia en los estudios sobre género y caza de brujas. En su texto, Christina Larner se pregunto tanto por el rol del Estado en la persecución como por la forma en qué se “identifica” (es decir, se construye) a los y las sospechosas de brujería. Los trabajadores de feministas como Mary Faly (Gyn/Ecology, 1978), y Barbara Ehrenreich y Deidre English (Witches, Midwives and Nurses, 1973) ayudaron a construir el mito de la bruja como sanadora de la comunidad que habría sido satanizada por el poder. Un mito que continúa en el activismo hasta el día de hoy (véase: http://bit.ly/2mYcjQb/), pero que carece de todo sustento historiográfico. Aquí Larner desecha esta idea, reemplazándola por el arquetipo de la bruja como factor de miedo y preocupación por parte de la propia comunidad.

Frente al rol del género en el proceso, la autora encuentra una relación que merece ser estudiada, pero también matizada. Estamos ante un fenómeno “gender-related, but not gender-specific”. Frente al rol del Estado, la conclusión de la historiadora es que la caza es un proceso motorizado desde arriba, que necesita sí o sí los resortes del poder “público” para iniciar. Sin embargo, este análisis se encuentra demasiado ligado a las formas particulares del derecho en la península británica (common law) como para poder ser extrapolado al resto de Europa (roman law).

En definitiva Las brujas no eran quemadas por ser mujeres, sino por ser… brujas. El propósito de la persecución fue, para la autora, extirpar a los elementos disidentes frente a Dios, el Estado y las comunidades campesinas. Sin embargo, a pesar de que las mujeres hayan sido el 80% de las ejecutadas por brujería, esta discriminación no está determinada por el propósito original de los procesos judiciales, ni se puede decir que la cacería fue una herramienta de disciplinamiento específicamente anti-femenino. El orden patriarcal sería, más que la causa, el “contexto”..

DE FACEBOOK

Anuncios

Puedes comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s