Fontana: El miedo a la extensión del comunismo frenó la sociedad en el s. XX

Jose Oliva http://www.lavanguardia.com/cultura/20170214/4222035384/fontana-el-miedo-a-la-extension-del-comunismo-freno-la-sociedad-en-el-s-xx.html

Barcelona, 14 feb (EFE).- “El miedo a la extensión del comunismo” frenó nuestra sociedad durante los últimos cien años, al igual que la mitad del XIX estuvo marcada por el miedo a la Revolución Francesa, ha asegurado el historiador Josep Fontana, que acaba de publicar el monumental ensayo “El siglo de la revolución”.

En “El siglo de la revolución” (Crítica), Fontana plantea que aunque el último no ha sido un siglo revolucionario, puesto que las propuestas de la Revolución Rusa de 1917 acabaron derrotadas, sí ha sido “el siglo de la revolución, en la medida en que estas propuestas, en su doble papel de esperanzas para unos y de amenazas para otros, han marcado toda su historia”.

En una entrevista concedida a Efe, Fontana apunta que “los efectos de la Revolución Rusa crearon frenos en la sociedad europea del siglo XX, como en la mitad del siglo XIX los creó el miedo que había despertado la Revolución Francesa de 1789.

“En ambas revoluciones -añade- se produjo el efecto habitual: un pánico entre los poderosos a que los pobres les asaltaran y degollaran. El miedo siempre crea estos monstruos”.

En el centenario de la Revolución Rusa, Fontana comenta que el levantamiento popular se produjo “por el malestar social que surgió de la Primera Guerra Mundial, como también pasó en Alemania, Austria, Hungría o Italia, pero en Rusia triunfó porque el ejército se desmoronó y porque se sumaron las masas de campesinos”.

El régimen de los zares, apunta Fontana, había sido el estado que se había modernizado menos y mantenía una sociedad casi feudal, y eso explica que los bolcheviques diera un golpe casi pacífico.

El miedo a la Revolución Rusa “no fue tanto hacia la URSS, como a la extensión del comunismo a otros países”, y ese mismo miedo, recuerda Fontana, llevará a Reino Unido y Francia a “abandonar en 1936 a la II República española, una república de profesores, con vocación de reforma moderada”.

Sin embargo, el miedo también ha tenido en este siglo un efecto positivo, el estado del bienestar, un conjunto de reformas destinadas a satisfacer a la gente, desde el convencimiento de que “negociando se pueden conseguir avances como los que puede conseguir la revolución; y esta dinámica duró hasta los años 70-80, cuando la URSS entra en decadencia”.

“Cuando el miedo desapareció, los elementos dominantes de la economía descubrieron que no tenían por qué hacer tantas concesiones a cambio de nada”, señala Fontana, y de ahí que “en cuanto se ha producido un avance en dirección a los ideales de la Revolución los poderosos han intentado frenarlo”.

Al contrario que en la China posterior a Deng Xiaoping, en la que “el gobierno sigue teniendo un fuerte control de toda la política, incluida la económica”, en el caso de la URSS “el desastre se produjo cuando el poder abandonó el control del aparato económico y todo cayó en manos de aprovechados. La consecuencia fue una reducción de la población, una catástrofe demográfica”.

En su análisis, Fontana describe el estado del bienestar que nace tras la II Guerra Mundial como “el intento de dar una satisfacción a la población que había sufrido la guerra, y, frente al modelo soviético, ofrecer una fórmula que tuviera esperanzas de progreso y, de hecho, el estado del bienestar consigue los mayores niveles de igualdad que jamás se hayan producido”.

La actual crisis económica es consecuencia, subraya Fontana, de situaciones internas (el endeudamiento), pero también del desorden financiero que arranca en la etapa de Bill Clinton, “una situación que ha favorecido políticas de desigualdad”.

Aunque el crecimiento ilimitado de las desigualdades es peligroso, cree Fontana que mientras la amenaza no aparezca en el horizonte, seguiremos igual: “La obligación de un empresario es tratar de maximizar sus ganancias, y en momentos como ahora en que no hay ninguna amenaza al orden establecido, los empresarios pueden dormir bien”.

En el futuro, es importante saber si se puede construir una especie de economía euroasiática siguiendo las históricas rutas de la seda.

Sobre la victoria de Donald Trump en EEUU, Fontana piensa que “se explica por el mismo factor del Brexit, el avance del populismo por la pérdida de confianza en un sistema dirigido por una élite, divididas en dos partidos, uno conservador y otro socialista o laborista, que se alternan en el poder”.

Fontana ve difícil prever qué pasará a escala internacional en la etapa Trump, pero sí se puede asegurar que “no mejoraremos mucho y si sucede, nos lo tendremos que ganar, porque las cosas no se nos arreglarán si no hacemos algo más”.

Para que se produzca una revolución se necesita, según Fontana, “una fuerza trabada en el conjunto de la sociedad. Es fácil que se produzcan revueltas como las de los indignados, pero eso no cambia la sociedad; y mientras los padres de esos indignados sigan votando al PP en Madrid y a Convergència en Barcelona, nada cambiará”.

Además, vivimos en un “mundo muy resignado”, y es un problema un mundo que tiene miedo a los cambios por temor a ir a peor. “El miedo de gran cantidad de ciudadanos a perder la estabilidad de sus pensiones y subsidios está detrás de gran parte de éxito electoral del PP”, sentencia. EFE.

jo/pll

Anuncios

Puedes comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s