Noticias con historia: El amaño también se inventó en un pub, un Viernes Santo de hace cien años

Un Viernes Santo de hace 100 años -2 de abril de 1915- y en pleno auge de la I Guerra Mundial, se produjo en Inglaterra uno de los mayores escándalos en cuanto a amaño de partidos se refiere.Manchester United y Liverpool mancharon la honorabilidad del deporte pactando un 2-0 que dejó a entrenadores, aficionados y prensa impactados por la nula competencia.

El enfrentamiento entre los dos equipos de Inglaterra con más títulos, a día de hoy, rara vez acaba sin algún tipo de polémica. Sin ir más lejos, en el último encuentro entre ellos, Steven Gerrard fue expulsado a los segundos de saltar al campo. Esta acción, propia de un partido competido, dista mucho de lo que ocurrió hace un siglo cuando ambos clubes decidieron pactar una victoria que dejaba al United en la élite del fútbol inglés.

Inmersa en la I Guerra Mundial, Inglaterra vivía el 2 de abril de 1915 la última jornada de liga. En Old Trafford, el Manchester se jugaba la permanencia frente a un Liverpool sin aspiraciones en mitad de tabla. Tanto los ‘diablos rojos’ como los ‘reds’ saltaron al campo con sus onces más competitivos. Las alineaciones entraban dentro de lo normal, pero lo irreal vino tras el pitido inicial.

Graham Sharpe, escritora que investigó el suceso, afirmó que sobre el terreno de juego de Old Trafford se llegaron a jugar dos partidos paralelos. Antes del empezar el partido se dudó de la honorabilidad de todos los jugadores pero nadie pensó en que un suceso como ese ocurriese. La liebre saltó nada más empezar, cuando el jugador del Liverpool, O’Connell, desperdició un penalti de forma clamorosa.

El balón ni si quiera fue hacia la portería lo que levantó más que alguna sospecha en el público y en los entrenadores. Al día siguiente, ‘The Guardian’ hizo este resumen del encuentro: “El partido fue horroroso, nadie jugó bien”. Tal fue el bochorno, que el entrenador del Manchester abandonó el campo antes de tiempo, ante el pésimo espectáculo que se ofrecía.

El resultado final fue 2-0 para el United, que se salvó por un punto mientras que el Chelsea perdió la categoría. El destino quiso que el club londinense no bajase finalmente, puesto que por culpa de la Primera Guerra Mundial, la competición se suspendió y cuando se reestructuró, el Chelsea siguió entre los mejores.

Más tarde, el propio ‘The Guardian’ destapó que cuatro días antes del partido, siete jugadores de ambos conjuntos se reunieron en el pubDog and Partridge de Manchester, donde acordaron amañar el partido y apostar por un 2-0 favorable a los locales.

Cuando esta información salió a la luz, los futbolistas Turnbull, West y Whalley, implicados por parte del Manchester, y Fairfoul, Miller, Pursell y Sheldon , por el bando del Liverpool, nunca más volvieron a jugar un partido de fútbol. Las autoridades británicas emprendieron una investigación y decidieron sancionar de por vida a los futbolistas.

Cien años después, la historia no cambia y algunos equipos, con sus jugadores y dirigentes a la cabeza, siguen con esta práctica de amaños.

http://www.elmundo.es/deportes/2015/04/03/551e726dca4741ad798b4570.html

Anuncios

Puedes comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s